Artículos de la nueva ley para prevenir y erradicar la violencia contra las mujeres en Ecuador

Destacamos aquí algunos de los artículos de la Nueva Ley Orgánica Integral para Prevenir y Erradicar la violencia contra las mujeres

Derecho a recibir protección

Derecho a recibir protección y atención integral a través de servicios adecuados de manera inmediata y gratuita para la víctima y sus dependientes con cobertura suficientes, accesible y de calidad.

(artículo 9, numeral 8 de Ley Orgánica Integral para Prevenir y Erradicar la violencia contra las mujeres)

 

Derecho a auxilio inmediato

Las mujeres, niñas, adolescentes, jóvenes, adultas, adultas mayores, en toda su diversidad tienen derecho al auxilio inmediato de la fuerza pública en el momento que las víctimas lo soliciten

(artículo 9, numeral 15 de Ley Orgánica Integral para Prevenir y Erradicar la violencia contra las mujeres)

 

El maltrato psicológico también es violencia

Si alguien te insulta, te descalifica, te menosprecia, te degrada, te controla, te dice “tonta” “estúpida”. La manipulación emocional, el control, el acoso, el envío de mensajes electrónicos dirigidos a perseguir, intimidas, chantajear y vigilarte son violencia psicológica.

(artículo 10, numeral b de Ley Orgánica Integral para Prevenir y Erradicar la violencia contra las mujeres)

 

Violencia física, psicológica, sexual

La violencia se puede expresar durante el ciclo de la violencia con golpes, con manipulación psicológica, con control acoso y también con violencia sexual.

(artículo 10 de la Ley Orgánica Integral para Prevenir y Erradicar la violencia contra las mujeres)

 

La violencia ocurre en la casa, en la escuela, en el trabajo

La violencia contra las mujeres pueden ocurrir en varios lugares como en la casa o ámbito doméstico (por la pareja, hermanos, parientes), en el contexto educativo, en el trabajo, en el ámbito deportivo, en las cárceles, en las instituciones de salud.

(artículo 11, Ley Orgánica Integral para Prevenir y Erradicar la violencia contra las mujeres)

Descargar toda la ley aquí

 

Busca ayuda, sal del ciclo de la violencia

Todas las personas tenemos derecho a vivir una vida libre de violencia, que nuestro cuerpo, nuestra libertad y tranquilidad, así como nuestra vida, sean respetados.

RESPONDE A ESTAS PREGUNTAS:

1. ¿Tu pareja te cela, no te permite salir sola, tener amigos o amigas,o vestir como quieres y tu lo permites para evitar peleas?

2. ¿Tu pareja se enoja, te grita, insulta y descalifica en privado o en público y luego se arrepiente, pero no cambia?

3. ¿Has pensado en separarte, pero tu pareja te amenaza con quitarte a tus hijos dejarte sin dinero o sacarte de la casa si te vas de su lado?

4. ¿Tu pareja te empuja, forcejea, jalonea, o golpea por cualquier pretexto, se arrepiente, te promete que cambiará pero luego de un tiempo vuelve a hacerlo?

5. ¿Tu pareja se irrita fácilmente, te agrede con mayor frecuencia cada vez, incluso te amenaza de muerte y tu no lo dejas por miedo?

6. ¿Tu pareja cree que tienes una relación sentimental con otra persona, y cree que tu cuerpo y tu vida le pertenece solo a él?

Si has respondido SI a una de las preguntas entre la 1 y 3, toma acciones para salir del ciclo de la violencia. Fortalece tus relaciones familiares y de amistad propias, mantente alerta, pide ayuda a un psicólogo o trabajador social o médico de confianza. No te confíes, recuerda que la violencia es progresiva.

Si has respondido SI a una de las preguntas entre la 4 y 6, ¡CUIDADO! está en alto riesgo tu vida y tu integridad. Busca ayuda ya.  Habla con tus familiares, vecinos, amigos. Busca ayuda en la policía, en las unidades judiciales, en la fiscalía. En la Casa Matilde ofrecemos ayuda gratuita en el Centro de Atención Integral. Llama al teléfono 2234734

Fuente: Folleto “Pon atención a las marcas de violencia que pueden ser las últimas”, Onu Mujeres, Acnur, Consejo de la Judicatura.

 

Copia de Copia de Copia de Copia de to live a creative life, we must lose our fear of being wrong.to live a creative life, we must lose our fear of being wrong.Copia de Copia de Copia de to live a creative life, we must lose our fear of being wrong.

Nuestro libro verde

 

En noviembre de 1997 publicamos nuestro libro “Un lugar para pensar en mi, en ti y en nosotras”, que sistematiza la experiencia de los seis primeros años de experiencia de lo  que en ese tiempo se llamaba solamente la Casa de Refugio para Mujeres y Menores.

En este libro, que ahora llamamos “el libro verde” logramos plasmar la metodología de trabajo en la Casa de Refugio, pero también cómo fueron sus inicios y los resultados e interrogantes del trabajo relacionado con la violencia de género.

El libro está dividido en tres etapas: la primera de conformación de la Casa de Refugio; la segunda de transición y la tercera de fortalecimiento y elaboración. Al final se incluyen aspectos relacionados con el equipo y sus acciones, resultados e interrogantes y conclusiones.

Esta publicación de 270 páginas, como se explica en la introducción “es una parte del compromiso asumido en términos institucionales y personales para contribuir al conocimiento de la violencia y encontrar caminos que nos lleven a mejorar las maneras de intervenir el problema”.

Es un libro que, está más alejado de ser una guía metodológica y está más cerca de ser una publicación que invita a la reflexión, que plantea preguntas a partir del trabajo con el tema de violencia y que deja abierta la posibilidad de varias respuestas.

“Exponemos los supuestos sobre los que se fundamentó el trabajo, con el ánimo de generar crítica y reflexión, distanciándonos de la repetición dogmática, que cierra la posibilidad de búsqueda y de diálogo”. (pág 20)

“Hemos tenido mucho cuidado en no ideologizar los aportes ni las reflexiones que hacemos acerca del problema. Hemos evitado, asimismo, teorizar por teorizar, buscando, más bien, rescatar la práctica cotidiana y, a partir de ella, extraer ciertas conclusiones”. (pág 22)

En la primera parte se trata de la Conformación entre 1990 y 1992 del servicio de albergue, la constitución del equipo inicial y su dinámica, la formulación de la primera propuesta metodológica de intervención en el problema de la violencia y la experiencia con las mujeres atendidas en esa etapa.

La segunda etapa, entre 1992 y 1994, que se denomina de Transición, se caracterizó por muchos cambios. Se revisó la propuesta metodológica, se hizo hincapié en el movimiento y la dinámica interna del equipo, se plantean interrogantes conceptuales y prácticos sobre la Casa de Refugio.

En la tercera etapa (1194-1996) es la llamada de Fortalecimiento y Elaboración es el período en que se trabaja con un equipo consolidado y decidido a encontrar respuestas surgidas en la práctica. Se incorporaron nuevos elementos y se amplió la visión sobre la violencia en la relación de pareja.

Entre las conclusiones se destaca: “una parte importante de nuestra metodología fue mantener una permanente revisión de la propuesta de intervención e incluir en esta dinámica criterios de flexibilidad, respeto y tolerancia entre nosotras y con las usuarias” (p. 230).

En cuanto al trabajo en equipo se afirma: “nos parece fundamental concederse tiempo para analizar las experiencias de la práctica en su inicio y durante su desarrollo, independientemente del tipo de servicio que se ofrezca: albergue, consulta externa, orientación individual o de grupos” (p. 232).

El libro ahora ya no está disponible para la venta, pero sigue siendo un referente en el tema del tratamiento de la violencia de género, de la experiencia de albergue de mujeres. También es uno de los pilares a partir del cual seguimos en constante búsqueda y mejora de la metodología de trabajo en la actual Fundación Casa de Refugio Matilde.

Las autoras fueron: Rosario Gómez Santos, Anna Cristina Ruiz Morales y Maritza Segura.

La educadora y exministra de Educación, Elsa María Castro escribió sobre este libro:

“Retrospectiva válida de una experiencia. (Este libro) sirve para que en el país se lean y relean sus contenidos porque son las bases de una alternativa que aborda uno de los temas más complejos que enfrenta el país”.

Videoclip Nada Justifica la Violencia

Compartimos el videoclip realizado en el marco del Plan de Educación y Comunicación en el que participaron chicos y chicas de SU CAMBIO POR EL CAMBIO en el sur de Quito.

Fue el resultado de un proceso de sensibilización en el que analizaron los patrones que obstaculizan el acceso equitativo a la salud sexual y reproductiva y a una vida libre de violencia, la letra de la canción la escribieron ellos/as mismos.

El vídeo se realizó durante el proyecto “Defensa, garantía y ejercicio de los derechos sexuales, reproductivos, y del derecho a una vida libre de violencia de las mujeres en la zona sur de Quito” a cargo de Medicus Mundi Mediterrània y la Fundación Casa de Refugio Matilde, que se ejecutó desde agosto 2016 hasta agosto 2017 y fue financiado por la Agencia Catalana de Cooperación al Desarrollo de la Generalitat de Catalunya.

El vídeo muestra frases que los mismos jóvenes compartieron y socializaron durante el proyecto. Es una muestra de cómo viven las mujeres y los hombres jóvenes la violencia de género, qué sienten, qué piensan, qué les dicen los demás jóvenes y cómo la enfrentan.

Puedes ver el vídeo aquí y te animamos a compartirlo:

“Todo empezó a ponerse feo, me gritaba y me humillaba, a veces sentía miedo. No me dejaba salir si no era con él. Las peleas eran cada vez más fuertes”

8 de marzo: ahora es el momento de la acción

En este 2018, por el 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer como Fundación Casa de Refugio Matilde ratificamos nuestro compromiso por la defensa de los derechos de las mujeres, de los niños y de las niñas y de los adolescentes. Además convocamos a toda la sociedad a unirse al activismo para lograr cambios en favor de las mujeres porque AHORA ES EL MOMENTO. 

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) se ha sumado a la celebración del 8 de marzo  a nivel mundial con una campaña bajo el lema: “Ahora es el momento: las activistas rurales y urbanas transforman la vida de las mujeres”.

“El Día Internacional de la Mujer es un buen momento para reflexionar acerca de los avances logrados, pedir más cambios y celebrar la valentía y la determinación de mujeres de a pie que ha jugado un papel clave en la historia de sus países y comunidades”, indican en la página oficial por el Día de la Mujer.

“La celebración de 2018 se suma a un movimiento mundial sin precedentes por los derechos, la igualdad y la justicia de las mujeres. El acoso sexual, la violencia y la discriminación contra las mujeres han acaparado los titulares y el discurso público, con una creciente determinación a favor del cambio”.

 

Como Fundación Casa de Refugio Matilde destacamos que las Naciones Unidas en este día  rinda homenaje a “las activistas que  que trabajan sin descanso defendiendo los derechos de las mujeres y animando a las mujeres a que se desarrollen plenamente”.

De manera específica las Naciones Unidas quiere llamar la atención sobre los derechos y el activismo de las mujeres rurales, “que constituyen más de un cuarto de la población mundial y la mayoría del 43 por ciento de las mujeres que se dedican a la agricultura en el mundo. Labran la tierra, plantan las semillas que alimentan a sus comunidades. Sin embargo, en casi todos los aspectos del desarrollo, debido a las arraigadas desigualdades y discriminación por razones de género, las mujeres rurales viven en peores condiciones que los hombres rurales o las mujeres urbanas. Las mujeres rurales y sus organizaciones tienen un enorme potencial y se están moviendo para reclamar sus derechos y mejorar sus medios de vida y su bienestar”.

LA ONU HACE EL LLAMADO: “El 8 de marzo, únete a las activistas de todo el mundo, aprovecha el momento, y pon de tu parte para transformar las vidas de las mujeres allí donde se encuentren. ¡Ahora es el momento!”

HISTORIA DEL 8 DE MARZO: 

La historia más conocida y difundida sobre la conmemoración del 8 de marzo hace referencia a los hechos que sucedieron en esa fecha del año 1908, donde murieron calcinadas 146 mujeres trabajadoras de la fábrica textil Cotton de Nueva York en un incendio provocado por las bombas incendiarías que les lanzaron ante la negativa de abandonar el encierro en el que protestaban por los bajos salarios y las infames condiciones de trabajo que padecían.

También se reconoce como antecedente a las manifestaciones protagonizadas por obreras textiles el 8 de marzo de 1957, también en Nueva York.

El Día Internacional de la Mujer Trabajadora, también llamado Día Internacional de la Mujer debido la decisión de la ONU de institucionalizarlo en 1975,​ conmemora la lucha de la mujer por su participación, por que se cumplan sus derechos y en su desarrollo íntegro como persona.

La primera celebración del Día Internacional de la Mujer tuvo lugar el 19 de marzo de 1911 en Alemania, Austria, Dinamarca y Suiza, y su conmemoración se ha venido extendiendo, desde entonces, a numerosos países.

En 1972 la Asamblea General de las Naciones Unidas declaró 1975 Año Internacional de la Mujer​ y en 1977 ​invitó a todos los Estados a declarar, conforme a sus tradiciones históricas y costumbres nacionales, un día como Día Internacional por los Derechos de la Mujer y la Paz Internacional.

El 8 de marzo de 2011 se celebró el primer “Día Internacional de la Mujer de las Naciones Unidas” para ONU Mujeres, entidad de la ONU para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de la Mujer, creada por la Asamblea General de la ONU el 2 de julio de 2010. Así mismo da cuenta de la cronología e historia de este día.  (información adaptada de Wikipedia)

Como Fundación Casa de Refugio Matilde consideramos que es importante luchar por la situación de las mujeres en cada uno de nuestros países, en este caso en Ecuador y también en todos los países de América Latina. 

Ahora es el momento de unirnos hombres y mujeres para lograr cambios en nuestra sociedad en favor de los derechos de las mujeres. Desde los ámbitos públicos y también en el ámbito privado, en la vida cotidiana de cada una-o de nosotros. 

¿Cómo participar? 

En Ecuador puedes unirte a la serie de actividades previas al 8 de marzo que se están organizando desde la plataforma Vivas Nos Queremos que ya organizó junto con otros colectivos, varios eventos y marcha en el pasado 25 de noviembre de 2017.

Puedes ver todos los eventos, que incluyen cicleada, cines foros y otros en este enlace de Facebook: Vivas Nos Queremos Ecuador 

Y el mismo 8 de marzo puedes asistir al PARO POR EL 8 de MARZO y suspender tus actividades y participar en el CACEROLAZO en las afueras del Ministerio del Trabajo en Quito desde las 14 horas.

Aquí un vídeo de la convocatoria:

 

Hacer cambios en la vida cotidiana: 

Desde hoy mismo puedes hacer cambios desde donde te encuentres, en tu hogar, en tu lugar de trabajo, entre tu red de amistades, en tu barrio. Aquí te dejamos algunos blogs con buenas ideas:

Empezar con conocer los derechos de las mujeres: Derechos de las mujeres

7 Estrategias para fomentar la igualdad de género

LO QUE PUEDES HACER HOY POR LA IGUALDAD DE GÉNERO

10 medidas para fomentar la igualdad de género en las empresas

5 formas de promover la igualdad de género en una organización internacional

 

 

 

Ciclo de la violencia contra las mujeres

En la Fundación Casa de Refugio Matilde hemos constatado el planteamiento escrito por Lenore E. Walker una psicóloga norteamericana, que en su obra “The Battered Woman” de 1979, escribe sobre el “Ciclo de la Violencia”. 

El Ciclo de la Violencia hace referencia al ciclo  o círculo que las víctimas de violencia de género, viven respecto de su maltratador.

Según Walker, este ciclo esta compuesto por 3 fases que ese repiten una y otra vez :

(Tomado del libro Un lugar para pensar en mí, en tí en nosotras, sistematización de la experiencia Casa de Refugio Matilde, Quito, 1997)

  • El primero momento: Hay un crecimiento de la tensión. La pareja puede estar en una argumentación constante que eventualmente lleva a agresiones menores o a encerrarse en un distanciamiento silencioso. Esta etapa puede durar varios días.

La mujer que ha sido agredida está más sensible a percibir esta tensión porque tiene miedo de generar nuevos momentos de violencia. El miedo la puede llevar a aceptar pedidos del marido o pareja, aunque esté en desacuerdo. La tensión va creciendo hacia una explosión.

La víctima, según el comportamiento que la psicóloga observó, trata de calmar al agresor, se niega a sí misma que lo que está ocurriendo es una situación intolerable, busca excusas para justificarle, tiende a echar la culpa a otros factores (“ha tenido un mal día”, “estaba borracho”) y encubre al agresor frente a otras personas.

  • El segundo momento:  Explosión: agresiones, manifestación de la violencia:

Se caracteriza porque el hombre recurre a las golpizas severas, con el puño, con los pies, con objetos o inclusive el uso de armas. Además rompe objetos a su alrededor, amenaza, insulta.

Muchas mujeres escapan del hogar luego de estos episodios, otras pueden responder con el mismo nivel de violencia.

Walker define esta fase como la “descarga incontrolable de las tensiones que se han acumulado en la fase anterior”. Esta vez la falta de control y la destructividad dominan la situación. Se producen las agresiones físicas, psicólogicas y/o sexuales. La víctima primero experimenta una sensación de incredulidad que le lleva a paralizarse y a no actuar hasta pasadas unas 24 horas para denunciar o pedir ayuda. En esta fase es común que la víctima sufra tensión psicológica, insomnio, ansiedad, que permanezca aislada, impotente o que evite contar lo que ha ocurrido.

Esta teoría ha comprobado que los agresores tienen control sobre su comportamiento violento y que lo descargan sobre sus parejas de manera intencionada y selectiva.

  • El tercer momento:  Luna de miel: tranquilidad, amor. En esta etapa hay arrepentimiento, ofrecimientos mutuos de enmienda, regalos.  Hay promesas del hombre que pueden ser sumamente atractivas en este momento. Suele comprometerse a no repetir las agresiones o a asistir a procesos de psicoterapia o grupos de apoyo. 

El ciclo de la violencia permite ver que el tiempo entre un episodio de violencia y otro, es cada vez más corto. Asimismo, que en la medida en que ese tiempo se acorta, las agresiones son más graves y el momento de arrepentimiento y de luna de miel casi desaparecen, al punto que tras un episodio de violencia aparece inmediatamente, la acumulación de tensiones.

“En la experiencia de la Casa de Refugio hemos confirmado este planteamiento del ciclo de la violencia. Hemos constatado que el paso de un momento a otro es casi imperceptible y en medio de mucha confusión en la pareja”

Pero en la Fundación Casa de Refugio Matilde incorporamos una visión adicional para entender el problema de la violencia: nos interesamos en algunas de las contribuciones de la psicología y del psicoanálisis.

Entre los aportes que nos sirvieron para responder a algunas de nuestras interrogantes está la concepción del doctor Adalberto Perrota, psicoanalista que considera a la violencia y a la confusión como “entidades clínicas” no separadas. “Considero – dice- que los estados de violencia y los estados de confusión son mucho más frecuentes de lo que se piensa. Son secuenciales y están interrelacionados entre sí al punto que cuando uno de ellos es manifiesto, el otro está latente y pronto a emerger en cualquier momento”.

Relacionamos esta concepción del estado de confusión con el Ciclo de la Violencia, que también se desarrolla dentro de una dinámica “secuencial e intricada”. La confusión está presente en todo el ciclo de la violencia tanto en hombres como en las mujeres.

Esta teoría ayuda a explicar por qué muchas mujeres deciden no denunciar a sus parejas o por qué tardan tanto en hacerlo.

La Fundación Casa de Refugio Matilde ha desarrollado una metodología especializada para ayudar a las mujeres que deciden salir del ciclo de la violencia o ayudarlas a empezar a salir.

En cualquier caso, hay que tener presente que siempre hay salida, sí existe ayuda.

25 de Nov 2017: Como sociedad civil exigimos políticas públicas y acciones concretas contra la violencia a la mujer.

En este 25 de noviembre de 2017, la Fundación Casa de Refugio Matilde, destacamos la participación de la sociedad civil para exigir políticas públicas concretas y efectivas para prevenir, atender y reparar  las consecuencias de la violencia contra la mujer.

Porque, como expresa Rosario Gómez Santos, fundadora de la Casa de Refugio Matilde, “no basta con hacer retórica, crónica roja, prensa amarillista, politiquería, clientelismo barato, con temas tan complejos y dolorosos como la violencia contra las mujeres”.

En ese sentido, Matilde Hidalgo de Procel, la precursora de las luchas a favor de los derechos de las mujeres en Ecuador y por quien lleva su nombre nuestra fundación, dijo en 1912 en su poema “El deber de la mujer”: “Mas, la vida necesita de combate y de fiereza, de buen valor y destreza, que no basta con rezar”.

En este año hemos decidido participar en la marcha “Vivas nos Queremos” siguiendo lo escrito por Matilde Hidalgo, porque creemos que la sociedad civil, es decir aquel conglomerado que le pone distancia a la estructura formal del Estado, es el poder y la fuerza real de una sociedad que reclama cambios, que se levanta a defender la vida de su población, de las mujeres, de los niños y niñas.

Esta sociedad civil, cuando se expresa organizadamente, es porque  tiene conciencia de los problemas que le afecta, como el de la violencia contra la mujer, porque va creciendo en conocimiento y descubriendo que en la base de muchos de los problemas sociales está la violencia de género.

Marchamos este 25 de noviembre, explica Rosario Gómez Santos, porque la violencia contra las mujeres afecta no sólo a ella, sino a su grupo familiar, a su barrio, a su ciudad y a su país. “Porque si las mujeres somos el 52% de la población, quiere decir que la sociedad está perdiendo la energía de esta mitad de su población, porque está disminuida, oprimida, humillada, violentada y muerta”.

Pero sobretodo, esta conmemoración, es para  incorporar en nuestra vida cotidiana, cambios  profundos y efectivos en las concepciones y costumbres patriarcales y machistas. Esas concepciones que se expresan, a veces, sin pensarlo en chistes, cachos, piropos, discriminaciones de todo tipo para las mujeres y para lo femenino.

En la Fundación Casa de Refugio de Matilde desde 1990 (hace 27 años) trabajamos para la atención de mujeres, niñas, niños adolescentes afectados por la violencia de género, con la finalidad de que puedan hacer un pare a la violencia, empoderarse de su vida, en el convencimiento y ejercicio del derecho a una vida libre de violencia.

Desde su creación la Fundación Casa de Refugio Matilde, cada 25 de Noviembre, recuerda con diversos tipos de eventos, la muerte de las tres hermanas Mirabal de República Dominicana. Patria, Minerva y María Teresa Mirabal, también conocidas como “Las Mariposas” que fueron asesinadas brutalmente por el régimen del tirano Rafael Leonidas Trujillo, el 25 de noviembre del año 1960 porque junto con amigos, familiares militaban en contra de las injusticias del dictador.

Con esta conmemoración nos unimos a los cientos y miles de mujeres de nuestra región y ahora de todo el mundo, para decir basta a la violencia contra las mujeres, para exigir políticas públicas para prevenir, atender y reparar  las consecuencias de este delito.

Si miramos treinta años atrás y los comparamos con el momento actual podemos decir  que hemos avanzado en visualizar la violencia contra la mujer, en demandar políticas públicas, servicios y normativa legal para dar una mejor respuesta a esta problemática. Se han logrado avances tan significativos como la incorporación del enfoque de género en la Constitución, y el derecho para hombres y mujeres a tener una vida sin violencia en el ámbito público y en el ámbito privado.

Pero, en esta búsqueda y lucha contra la violencia, no basta el que  hayamos priorizado la respuesta judicial, legal. Indudablemente no hay que dejar en la impunidad estos delitos, (medidas necesarias para reparar a las víctimas y a la sociedad) pero a la violencia hay que atenderla, atacarla, como se previene una enfermedad,  desde cuando aparecen los primeros síntomas, reconociendo y trabajando sobre sus causas más profundas y cotidianas.

En estos 30 o 40 años de trabajo en favor de los derechos de las mujeres, poco se han desarrollado políticas para prevenir y erradicar la violencia, es decir, acciones que promuevan cambios en la estructura social y cultural de las relaciones de género, de lo que significa ser mujer y hombre, del respeto a las diversidades de género, sexo, etnia, edad, situación socio-económica, de discapacidades, y otras diferencias existentes.

“Es necesario desarrollar mayor creatividad para experimentar nuevas y certeras estrategias metodológicas, para hacer de esta lucha contra la violencia, una tarea colectiva, de grupos familiares, de comunidades, de organizaciones populares, de instituciones públicas y privadas, de toda la sociedad”, afirma Rosario Gómez Santos.

29 de septiembre: Natalicio de Matilde Hidalgo Navarro de Procel

Loja, 29 de septiembre de 1889, natalicio de Matilde Hidalgo Navarro de Procel

La Fundación Casa de Refugio Matilde, al recordar el natalicio de Matilde Hidalgo Navarro, rinde homenaje a la mujer cuyo legado, por su vida, su lucha por los derechos de las mujeres y los derechos ciudadanos, se constituyó en la inspiración para poner el nombre de MATILDE a la Fundación Casa de Refugio.

Con el equipo de trabajadoras de la Casa de Refugio para Mujeres y Menores, como se llamó inicialmente este servicio, escogimos el nombre de Matilde Hidalgo Navarro de Procel, porque tuvimos la oportunidad de leer su biografía, de conocer su perseverancia y tenacidad por lograr sus propósitos, su defensa y ejercicio permanente de sus derechos a la educación ( fue la primera bachiller y primera médica de Ecuador) derecho a la participación política ( primera mujer que sufragó en América Latina, primera concejala y diputada), derecho ejercer la academia ( profesora en facultades de medicina y enfermería) .

220px-Matilde_Hidalgo
Matilde Hidalgo de Procel, pionera en la lucha por los derechos de las mujeres en Ecuador y América Latina.

Es una buena oportunidad para felicitar y agradecer a la periodista Jenny Estrada, biógrafa de Matilde, quien personalmente compartió con nosotras, anécdotas de su relación con la Dra. Hidalgo de Procel, en el acto solemne que organizamos en Quito, el 24 de junio del año 2000, cuando se formalizó el nombre de Fundación Casa de Refugio Matilde.

Nos inspiró su admiración y práctica en su vida cotidiana y los avances logrados por la revolución alfarista. Por ello la Fundación Casa de Refugio se define como una Organización No gubernamental con enfoque laico para el desarrollo del trabajo que realiza desde hace 27 años por el derecho a una vida libre de violencia de género para todas y todos.

Matilde Hidalgo Navarro de Procel, es nuestra mentora, porque constituye un ejemplo para todas las mujeres, cuando, al responder a la discriminación y la violencia de esta sociedad patriarcal y machista, necesitamos fortaleza y perseverancia como lo hizo Ella, hace 128 años, en la ciudad de Loja y luego en diversas ciudades del país, donde le tocó vivir y defender sus derechos.

Nos llaman “LasMatildes”, con mucho orgullo y compromiso para hacer honor a nuestra mentora y esperamos que su vida y legado inspire a muchas/os más.

Hoy a propósito de la conmemoración de los 128 años de su nacimiento queremos compartir un extracto de su poema:

Matilde Hidalgo de Procel:

Nació en la ciudad de Loja el 29 de septiembre de 1889

Primera bachiller de Loja y del país; primera licenciada en medicina por la Universidad del Azuay; primera médica del Ecuador por la Universidad de Quito; primera sufragista del Ecuador y de América Latina; primera mujer vicepresidenta de un consejo cantonal; primera mujer jefe político; primera diputada electa en comicios populares. Maestra, política, profesional, funcionaria pública, esposa, madre y ciudadana ejemplar.

*Citas. Una Mujer total. Matilde Hidalgo de Procel, biografía y poemario, Jenny Estrada, La Cemento Nacional C A; Quinta edición, 1997

*Pie de foto: creación de la Fundación Casa de refugio matle, 24 de junio de 2000, Jenny Estrada y Rosario Gómez Santos, fundadora de la Fundación, con una foto de Matilde Hidalgo.

*Conozcan más sobre esta extraordinaria mujer viendo “Matilde”, producción de Cesar Carminiani: http://youtu.be/pVuLPpmRYoo