Apoyo a mujeres sordas que viven violencia de género

La Fundación Casa de Refugio Matilde (FCRM), con el apoyo del Programa Mundial de Alimentos, inició en enero de 2022 el proyecto para apoyar a mujeres sordas en situación de violencia basada en género con atención en servicio de albergue y consulta externa.

El proyecto incluye atención integral (psicológica, legal, social) tanto por vía telemática
y servicio de albergue a las mujeres sordas con sus hijos/as, que son afectadas por
violencia basada en género en riesgo de femicidio sean ecuatorianas o que se
encuentren en movilidad humana.

La atención integral se realiza en el marco de la aplicación de la propuesta teórico-
metodológica de la Casa de Refugio Matilde, que se respalda en los enfoques de
Derechos Humanos, de Género e Interseccional, entre otros.

En el 2020 la Fundación Casa de Refugio Matilde como producto del proceso de cinco
talleres de sensibilización y capacitación sobre violencia basada en género, entró en contacto con la comunidad de mujeres sordas por medio de la
Coordinadora Nacional de Mujeres Sordas del Ecuador, organización que es parte de la
Federación Nacional de Personas Sordas del Ecuador (FENASEC).

El resultado de este trabajo permitió conocer la problemática de género que vive este
grupo poblacional y surgió desde sus mismas dirigentas la necesidad de que en Casa
Matilde se cuente con personal intérprete en lengua de señas. Adicionalmente, en el servicio de consulta externa que mantenía la FCRM, se atendió a mujeres sordas
que se animaron a romper el silencio en el que viven.

Ésta experiencia inicial reflejó la necesidad de atención y protección de las mujeres
sordas afectadas por la violencia y en peligro de femicidio. Además, evidenció las
situaciones de desigualdad en la que esta población vive, la doble e incluso triple
vulneración y discriminación lo que motivó a la FCRM a incluir también en su lucha en
contra la violencia de género, a esta población de mujeres sordas.

Mujeres sordas por una Vida Libre de Violencia

La Fundación Casa de Refugio Matilde, con el apoyo de ACNUR y la Secretaría de Derechos Humanos, capacitó en el mes de agosto a lideresas de organizaciones provinciales de mujeres sordas de la Comisión de Mujeres de la Federación Nacional de personas sordas del Ecuador. Fenasec

A la capacitación denominada “Por el derecho a una vida libre de violencia” durante cuatro fines de semana, asistieron 25 mujeres de varias ciudades del país como Ambato, Cuenca, Chimbo, El Puyo, Guayaquil, Loja, Neuva Loja, Macas, Quito y Sucumbíos y también de países vecinos.

Para las capacitaciones que se realizaron por internet, el equipo de la Fundación Casa Matilde contó con el apoyo de Paulina Luna, intérprete de Lengua de Señas ecuatoriana y también con material audiovisual en Lengua de Señas por parte del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA).

Rosario Gómez, socia fundadora de la Casa Matilde y miembro del equipo de capacitación, expresó que los talleres han significado “una experiencia muy importante para el equipo de la Casa Matilde y han dejado muchos desafíos y retos para el futuro”.

“Me pareció una experiencia muy significativa. En especial conocer la realidad de mujeres, que de alguna manera ya la conocemos, pero aquí con la salvedad de que son mujeres sordas, que tienen una discapacidad, lo cual las pone en situación de mayor riesgo”

“La primera impresión de tuve es que las mujeres sordas son tratradas como si tuvieran una disacapacidad mental, lo cual implica vivir violencia desde pequeñas y al interior de sus familias”, dijo Rosario Gómez.

Para ella es ha sido una experiencia “muy gratificante” porque como equipo pudieron sentir que “pudimos de alguna manera apoyar a mujeres que tienen mucha interna, que la han tenido para luchar en sus vidas y salir adelante”. “Son mujeres en quienes la discriminación producto de su discapacidad llega a ser violencia, pero es una violencia totalmente naturalizada y sutil”.

En la capacitación se abordaron éstos temas: el posicionamiento del tema de la violencia en América Latina y en el Ecuador, tipos y ámbitos de la violencia establecidos en la Ley Orgánica, las causas y consecuencias de la violencia, el sistema sexo género y estrategias y prácticas para trabajar contra este problema.

Para Anna Cristina Ruiz, capacitadora de los talleres, fue muy conmovedora la experiencia al compartir con lideresas mujeres sordas.

“Al participar como facilitadora con el grupo de mujeres sordas me conmovio mi alma y me sorprendio adentrarme y encontrar cuán grande es su fortaleza y su vulnerabilidad para enfrentar no solo a su entorno familiar violento y excluyente sino a un mundo donde su lenguaje no tiene cabida, son mujeres valientes con una capacidad de resilencia impresionante y admirable”, dijo Anna Cristina.

En las evaluaciones, algunas de las participantes agradecieron por los temas abordados e indicaron la importancia de poder detectar la violencia y denunciarla para “no quedarnos calladas” :

“Muchas gracias, muy interesante. Nos ha faltado tener esta información conocer sobre la lucha, para poder compatir con otras mujeres de la comunidad”, dijo una de ellas.

“Qué importante lo que nos han dado en este taller, porque a veces nos quedamos calladas, es importante no aguantar esta situación porque nos podemos enfermar”. “Muy interesante conocer los tipos de violencia, es super importante saber cuándo es violencia y cuando no es violencia”, indicaron.

Luego de las capacitaciones, las dirigentas expresaron su aspiración de que el servicio de albergue y consulta externa de la Fundación Casa Matilde pueda tener dentro de su personal, personas que conozcan Lengua de Señas para poder contar con este tipo de servicios.

Captura de pantalla en una de las capacitaciones con el grupo de dirigentas mujeres sordas del Ecuador.